Prólogo

Un ilusionante camino por recorrer.

Darle nombre, forma y lugar a mi trabajo es lo que he estado haciendo durante los últimos meses. Un tiempo en el que he ordenado conceptos y priorizado ideas. Qué hago, cómo lo hago y dónde quiero contarlo son algunas de las preguntas a las que he intentado dar respuesta.

La unicidad de la irregularidad manual y su ritmo sereno son dos constantes en mi última colección, un conjunto de 8 pinturas realizadas sobre cáñamos antiguos tejidos en telar. Piezas pintadas a mano con calma y elegidas con paz.

Un trabajo al que seguiré dándole continuidad y del que iré dejando constancia en esta nueva ventana llamada Office.